El tiempo de lo esencial

La familia Izquierdo Sanz se dedica al oficio de curar jamones desde 1989, año en el que Argimiro, abuelo del actual gerente, construyó el primer secadero en su pueblo natal de Cedrillas, Teruel.

Aunque a lo largo de estos años ha comercializado sus productos con diferentes marcas, el apellido Izquierdo siempre ha prevalecido por encima de ellas, como garantía de calidad y compromiso. Esta es la razón por la que Andrés Izquierdo firma la nueva marca paraguas de su selección de jamones.

Una mirada costumbrista

La estrategia de comunicación de la marca se diseñó muy apegada al momento actual de la familia. Una nueva etapa en la que se busca una vuelta a los orígenes y a los motivos que les hacer ser reconocidos: la pasión y el empeño personal por hacer un jamón de la mayor calidad posible.

Despojada de artificios, la marca quiere transmitir con naturalidad el paso de los días en Cedrillas. Un elogio al tiempo que pasa lento y a las cosas que se hacen con cuidado, ajenas a la velocidad que impone el mundo.